Patrimonio | Sitio Patrimonial de Viña del Mar

Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar

Un patrimonio natural de gran valor que Viña del Mar posee en jardines, calles, plazas y parques corresponde a las palmeras que, en sus diferentes tipos, conforman un preciado bien de la Ciudad Jardín. De este modo, es posible ver que las palmeras pertenecen al patrimonio natural de nuestra ciudad entendido como un conjunto de paisajes compuesto por una flora y fauna que la caracterizan.

  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar
  • Palmeras, Patrimonio Natural de Viña del Mar

Siendo la mayor parte originaria de los trópicos, en Viña del Mar existen trece especies de palmeras pese al clima costero, húmedo y salino de la comuna. Entre ellas, en nuestro país existen dos especies endémicas o propias de Chile: la palma chilena “Jubaea chilensis” y la chonta de Juan Fernández “Juania australis”.

Existen 2.700 variedades de palmeras, sin embargo, son pocas aquellas nativas que se encuentran en países templados como Chile, ya que la mayor parte de ellas proviene de los trópicos. En Viña del Mar, estas se encuentran a la intemperie, y por ello son fáciles de ver y reconocer con algo de conocimiento y práctica. 

Varios ejemplares llegaron a la ciudad por voluntad y determinación de Francisco Salvador Álvarez, quien heredó de su madre, Dolores Pérez, esta afición por las plantas. A mediados del siglo XIX, regresó de sus viajes de ultramar a recónditos lugares de Asia, África, Oceanía y Norteamérica con distintas semillas, plantas y árboles a su residencia familiar, los terrenos de lo que hoy conforman el Parque Quinta Vergara.

Así es posible observar fácilmente que existe una gran cantidad y variedad de ejemplares en Viña del Mar, algunas de ellas exóticas y otras nativas junto a varias cuya data es centenaria, constituyendo un patrimonio natural único en el litoral central del país.

Especies presentes en la ciudad

En la siguiente descripción sobre las palmeras de Viña del Mar, podrá conocer sus principales características y ubicación para facilitar su identificación y generar un sentimiento de aprecio por el valor que entregan a la ciudad.

Arecastrum romanzoffianum 

  • Sinónimos: Syagrus romanzoffianu, Cocos plumosa.  
  • Nombre en español: “Cocotero”.
  • Nombre en inglés: “Queen  palm”. 

Especie nativa de Brasil, Paraguay y norte de Argentina muy utilizada en la actualidad por el paisajismo urbano, al igual que la especie Phoenix canariensis y el género Washingtonia. 

Su tronco es gris verdoso, liso y recto, coronado por hojas de apariencia plumosa. Su corteza presenta anillos cada 30 cm., que corresponden a cicatrices de la base de antiguas hojas. 

En ellas destacan sus pequeños frutos, agrupados en grandes racimos colgantes, que cambian de color verde a naranja al madurar en el verano. 

En Viña es posible ver ejemplares en la Quinta Rioja (parque y plaza Paul Harris), Plaza Viña, calle Arlegui al costado del Hotel O´Higgins y al costado del acceso al Casino.

Phoenix canariensis 

 Phoenix canariensis en Av. Marina.

  • Nombre en  español: “Palmera de las Canarias”. 
  • Nombre en inglés: “Canary Island date palm”.  

Palma nativa de Asia Occidental, norte de África e islas Canarias, se cultiva profusamente en todo el mundo. Su tronco es robusto, recto y recubierto en toda su longitud por los restos de los pecíolos de las hojas que van cayendo. Es una palmera muy frondosa, con hojas hasta de 5 metros de largo.

Phoenix reclinata 

.

 Phoenix reclinata en parque del Palacio Rioja.

  • Nombre en español: “Palmera datilera de Senegal”. 
  • En inglés: “Senegal date”. 

Esta palma es nativa de las riberas de los ríos del África tropical, por lo general cerca de la costa atlántica. Su nombre deriva de que esta especie se distingue por su tendencia a inclinarse; además tiene varios troncos que forman un conjunto muy decorativo.

Sus troncos forman frondas tupidas y están envueltos en una aspillera formada por fibras de color café. 

Sus hojas son arqueadas y forman una copa mediana.

En Viña del Mar existe un ejemplar en el parque de la Quinta Rioja.

Livestona australis

 Livestonia en Parque Quinta Vergara frente al Palacio Vergara.

  • Nombre en inglés: “Australian fan palm”.

Esta palmera es nativa del sureste de Australia, pero se ha propagado ampliamente pese a ser una de las más australes del mundo, como nuestra Jubaea chilensis.

Por su gran altura puede confundirse con palmeras del género Washingtonia, sin embargo, ésta es más esbelta; su tronco, más liso; sus hojas, plegadas y no tiene hojas secas. 

Se caracteriza además por su tronco de color gris o marrón, anillado, a veces algo escalonado, cubierto de fisuras verticales. Sus grandes hojas en forma de abanico cuelgan elegantemente.

Washingtonia robusta

 Washingtonia robusta en Parque Quinta Vergara.

  • Nombre en español: “Palmera de abanico mejicana”. 
  • Nombre en inglés: “Mexican fan palm”.

Nativa del sudoeste de EE.UU. y México, se da a lo largo de cursos de agua y también en la costa. 

Se puede reconocer por su largo, esbelto e inclinado tronco, coronado por una frondosa copa de hojas verdes brillantes. Aunque de tronco más delgado y ancho en la base, es muy similar a su pariente Washingtonia filifera.

Sus hojas son más pequeñas y no tienen hilos o éstos son escasos.

Washingtonia filifera 

 Washingtonia filifera, detalle de sus “hilos” en las hojas. Parque Quinta Vergara.

  • Nombre en español: “Palmera de abanico de California”. 
  • Nombre en inglés: “California fan palm”.

Nativa del desierto y cañones de suroeste de Estados Unidos, se da especialmente al sur de California, Arizona y Baja California (México), donde es capaz de crecer en zonas rocosas y áridas, cerca de cursos de agua, formando colonias.

Se reconoce fácilmente por su grueso tronco, un elegante penacho que forman sus hojas palmadas y su tendencia a conservar sus hojas caducas. Sus hojas son rígidas y en sus bordes presentan largos hilos blanquecinos y colgantes, razón por la cual adquiere el nombre filifera.

En Viña del Mar es posible encontrarla en veredas de la avenida San Martín, plaza Colombia, Quintas Rioja y Vergara.

Trachycarpus fortunei

 Trachycarpus fortunei  en fila de acceso poniente al Parque Quinta Vergara.

  • Nombre en español: “Palmera china, palmito”. 
  • Nombre en inglés: “Chinese windmill palm”.

Originaria de China, hoy se encuentra ampliamente distribuida. 

Es la palmera más resistente al frío que se conoce pues soporta temperaturas de hasta –10°C.

De estatura mediana, es fácilmente reconocible por su tronco recubierto densamente por una especie de arpillera de fibras negras, que corresponden a restos de las bases de hojas desaparecidas. 

Sus flores están agrupadas en racimos muy densos y sus frutos son drupas globosas y azuladas. 

En Viña del Mar se pueden observar plantadas en hileras en la Quinta Vergara y Quinta Rioja; también en antejardines de edificios, casas y antiguas mansiones del plan de la ciudad.

Chamaerops humilis

 Chamaerops humilis en el Parque Quinta Vergara.

  • Nombre en español: “Palmito margallón”. 
  • Nombre en inglés: “Mediterranean fan palm”. 

Nativa de Europa Occidental también se encuentra en el norte de África.

De altura mediana, presenta varios troncos, con uno o varios que sobresalen del conjunto que forman. Estos se encuentran recubiertos de restos de vainas de hojas pasadas y fibras de color café oscuro. Sus hojas son palmadas, de color variable, desde un verde oscuro a uno grisáceo o plateado. En tanto, sus frutos forman pequeños racimos parecidos a las uvas.

En Viña del Mar se pueden encontrar frente al Teatro Municipal y al patio de columnas del sector poniente del Palacio Vergara.

Jubaea chilensis

 Jubaea chilensis en Palmar El Salto.

  • Nombre en  español: “Palma chilena”.
  • Nombre en inglés: “Chilean palm”.

Árbol de crecimiento lento y larga vida. Nativa de Chile, es la palmera de dispersión más austral del mundo. 

Esta palma es alta y presenta un tronco grueso, desnudo, cuya corteza de color gris se encuentra cubierta de suaves cicatrices de hojas pasadas. La indiscriminada explotación de sus troncos para extraer “miel de palma”, la ha expuesto a una categoría de especie en vías de extinción.

Sus hojas están reunidas en la corona del tronco, son rígidas y de color verde oscuro. 

Las flores, y luego sus frutos, están congregadas en un espádice (o canoa) de 1 metro de largo aproximadamente. Sus frutos o ‘coquitos’ son comestibles. 

En Viña del Mar es posible observar conjuntos naturales de palmas en la variante “Las Palmas”, hacia el oriente de la ciudad. También se encuentran ejemplares plantados en las Quintas Rioja y Vergara.

Sabal

 Sabal entre instalaciones del Festival de la Canción en Parque Quinta Vergara.

  • Nombre en español: “Palma cana”.
  • Nombre en inglés: “Swamp cabbage palm”.

Originaria de regiones bajas y pantanosas del sudeste de los Estados Unidos e islas del Caribe.

Es una palmera alta, de tronco liso, hojas palmadas de color verde amarillento las más antiguas y verde azulado las más jóvenes.

En Viña del Mar es posible observar dos ejemplares hasta ahora: uno en el Parque Quinta Vergara y otro en la Quinta Rioja.

Roystonea

 Roystonea en Parque Quinta Vergara.

  • Nombre en español: “Palma real cubana”.
  • Nombre en inglés: “Cuban royal palm”.

La especie Roystonea regia es el árbol nacional de Cuba.

Considerada como la más elegante y hermosa, constituye la “reina” de las palmas por su altura y robusto tronco blanquecino y liso, su largo capitel y su copa de hojas pinnadas de color verde oscuro. 

A veces se observa una nueva hija central sin abrir que, como una lanza, se alza varios metros sobre la copa. 

Una característica de esta especie es que las flores –y su racimo de frutos– nacen en la unión del tronco y el capitel.

En Viña del Mar se pueden observar Roystonea en el Parque Quinta Vergara y Quinta Rioja, frente al Hotel O’Higgins, como también en la Plaza Viña.

Chrysalidocarpus lutescens

 Chrysalidocarpus lutescens frente al Palacio Vergara.

  • Nombre en español: “Palma mariposa”.
  • Nombre en inglés: “Golden butterfly palm”.

Palma nativa de Madagascar, propia de selvas costeras crece a lo largo de ríos y dunas de arena. Se caracteriza por agrupaciones de delgados troncos de tonos dorados, ‘lutescens’ o amarillento.

Tiene múltiples troncos que crecen a partir de una base, anillados, con apariencia de cañas. Sus hojas son pinnadas y colgantes. 

Sus inflorescencias son muy ramificadas, olorosas y de color amarillento.  

En Viña del Mar existe registro de tres ejemplares: dos en el Parque Quinta Vergara y uno en la Quinta Rioja.

Juania australis

 Juania australis juvenil.

  • Nombre nativo y en español: “Chonta”.  

Endémica del Archipiélago Juan Fernández es una de las tres palmas más australes del mundo. Con la Jubaea chilensis son las dos únicas palmeras endémicas de Chile.

Es una palma esbelta, de altura moderada, sin espinas, de tronco brillante, anillado de cicatrices foliales y verdoso. 

Sus hojas son pinnadas y no forman capitel. La especie se encuentra en peligro de extinción.

En Viña del Mar, se puede ver en el Jardín Botánico.