Patrimonio | Sitio Patrimonial de Viña del Mar

Municipio restaura destacado cuadro del siglo XIX del Museo de Bellas Artes Palacio Vergara y rescata verdadera intención de su autor

Lunes 16 de Enero de 2017

Estoy muy asombrada con la calidad del trabajo que realizan los expertos en estas pinturas que pertenecen al Museo de Bellas Artes Palacio Vergara, señala la Alcaldesa Reginato.

  • Municipio restaura destacado cuadro del siglo XIX del Museo de Bellas Artes Palacio Vergara y rescata verdadera intención de su autor
  • Municipio restaura destacado cuadro del siglo XIX del Museo de Bellas Artes Palacio Vergara y rescata verdadera intención de su autor

Un grupo de expertos en restauración de obras de arte pictóricas comenzó los trabajos de conservación y restauración necesarios del cuadro “El Martirio de Santa Paulina”, obra que data de 1880 del pintor francés Gabriel Guay, proyecto que lidera la Unidad de Patrimonio de la I. Municipalidad de Viña del Mar en el Palacio Vergara, edificio que además se encuentra en reconstrucción tras los daños provocados por el terremoto de 2010.

“Estoy muy asombrada con la calidad del trabajo que realizan los expertos en estas pinturas que pertenecen al Museo de Bellas Artes Palacio Vergara, porque son verdaderamente muy antiguas, lo que hace su trabajo más complejo, y asombrada también porque gracias a su intervención se ha podido develar la belleza y fuerza de estos cuadros que estaban muy oscuros. Además, la ejecución de este proyecto permitirá al municipio contar con tres obras de gran dimensión completamente restauradas ocupando el lugar destacado que siempre tuvieron en los salones más importantes del Palacio”, señala la Alcaldesa Virginia Reginato.

“El Martirio de Santa Paulina” corresponde a un óleo sobre tela y es la tercera y última pintura de gran dimensión del Palacio Vergara (5 x 3,10 metros), que está siendo intervenida in situ por el equipo de profesionales que lidera Carolina Herrera Kemp, quienes ya restauraron “La Asunción de la Virgen” de autor desconocido y “El Martirio de San Andrés” de Luca Saltarelli.

Los trabajos son financiados con fondos de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo del Ministerio del Interior, provenientes del Fondo de Recuperación de Ciudades.

Respecto al Palacio Vergara, cabe señalar que los trabajos de restauración están a cargo de la empresa Proyectos y Rehabilitaciones Kalam S.A. Chile, con una inversión en obras civiles por $4.960.094.851 que provienen del Fondo de Recuperación de Ciudades de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere) y que esta empresa ya restauró el Museo de Artes Decorativas - Palacio Rioja que ya abrió sus puertas a la comunidad.

- El cuadro y su interpretación

Según explican los expertos, el trabajo de restauración del cuadro ha permitido conocer y recuperar la verdadera intencionalidad de su autor, ya que gracias a la sola remoción del barniz oxidado, entre otras acciones, ha posibilitado apreciar la fuerza de esta obra y la magnificencia de la Santa que en alma parece elevarse pese a la muerte y depósito de su cuerpo en la bóveda mortuoria.

Si bien el barniz oxidado, que en su momento se aplicó para disimular las craqueladuras, esto cambió los colores y la tonalidad, haciendo que los detalles se perdieran en penumbras. El retiro del barniz oxidado que producía una tonalidad general cálida dio paso a colores más fríos con una serie de tonalidades rosa, celeste y amarillas muy tenues además de carnaciones de gran delicadeza.

El cuadro presentaba también 3 rasgaduras tapadas con parches de gran dimensión, que tuvieron que remover porque se encontraban en malas condiciones y por lo cual se aplicaron costuras térmicas para remediar la situación.

De este modo, “El Martirio de Santa Paulina” fue sometido a una serie de acciones como el retiro de barniz con solvente previo test, retiro de parches por rasgaduras y aplicación de costura térmica, realización de resanes para recuperar la capa de preparación y posteriormente hacer la reintegración cromática en las áreas faltantes y, de igual manera, disimular las craqueladuras detectadas.