Patrimonio | Sitio Patrimonial de Viña del Mar

El Cementerio de Santa Inés

Desde su origen se pensó como cementerio laico y fue edificado en un paño que cedió en 1908 la Sociedad Población Vergara en la parte alta de la ciudad.

  • El Cementerio de Santa Inés
  • El Cementerio de Santa Inés
  • El Cementerio de Santa Inés
  • El Cementerio de Santa Inés
  • El Cementerio de Santa Inés
  • El Cementerio de Santa Inés
  • El Cementerio de Santa Inés
  • El Cementerio de Santa Inés
  • El Cementerio de Santa Inés
  • El Cementerio de Santa Inés
  • El Cementerio de Santa Inés

Este recinto municipal posee un gran valor patrimonial para la ciudad de Viña del Mar debido a que acoge en sí los restos mortales de artistas, empresarios y destacados ciudadanos de la comuna; además de ser expresión de una época, desde el punto de vista arquitectónico e histórico.

Desde su origen se pensó como cementerio laico y fue edificado en un paño que cedió en 1908 la Sociedad Población Vergara en la parte alta de la ciudad, contiguo a la nueva urbe que se estaba loteando. Su localización fue en lo alto de ésta para que los vientos del sur favorecieran la ventilación de modo que sus posibles emanaciones no llegaran a la ciudad.

Si bien el camposanto entró oficialmente en servicio en 1916 y fue bautizado como “Santa Inés” en recuerdo de la hija de Salvador Vergara, hijo del fundador de la ciudad de Viña del Mar, su creación también se vio impulsada por el terremoto de 1906 aun cuando la primera sepultación data de 1914.

Administrado por la Corporación Municipal desde 1982, el Cementerio Santa Inés corresponde a uno de los más populares de la Ciudad Jardín, como también uno de los más tradicionales de la Quinta Región.

El cementerio presenta una estructura urbana que se caracteriza por su trazado de damero u ortogonal, siguiendo el modelo civilizador occidental. En este lugar se plantaron cipreses, siguiendo la tradición paisajística italiana, en cuanto a que permiten ventilación, perfuman, y otorgan un aspecto solemne, que aún hoy es posible apreciar.

La buena factura y diseño de los mausoleos han permitido que todavía existan, conformando un aspecto arquitectónico de singular belleza y estética que otorgan al cementerio una serie de elementos patrimoniales que remiten de manera indirecta a la ciudad original, como si fuera una ciudad a escala, pero con la aspiración a la trascendencia.

Entre los ciudadanos ilustres sepultados en el Cementerio Santa Inés destacan los dos alcaldes más importantes durante la construcción de la ciudad, Manuel Ossa y Gastón Hamel, cuyas sepulturas se ubican al ingreso de la antigua puerta del cementerio.

En esta necrópolis también es posible observar el mausoleo del comerciante alemán en salitre, carbón y transporte marítimo, radicado en Chile, Gustavo Wulff, entre otros.

Gran parte de la belleza arquitectónica de este recinto se explica porque los arquitectos y constructores que proyectaron y erigieron los edificios más representativos de la ciudad en los años 30 fueron los mismos que crearon la mayoría de las bóvedas familiares del cementerio Santa Inés, lo que significó para este camposanto transformarse en un referente histórico de la ciudad de esos años.

- Solicitud de Declaratoria

El Cementerio Santa Inés tiene un innegable valor patrimonial, debido a su historia y riqueza arquitectónica, y son sus propios trabajadores y gran parte de sus vecinos quienes mejor aprecian esto y buscaron que este camposanto fuera reconocido como Monumento Nacional en la categoría de Monumento Histórico, solicitud de declaratoria en la que trabajó la Unidad de Patrimonio de la I. Municipalidad de Viña del Mar desde el año 2013, primero investigando su historia, luego gestionando el levantamiento planimétrico de su casco fundacional y después buscando el apoyo de sus empleados y principales vecinos.

Esto fue lo que manifestó la Unidad de Patrimonio viñamarina ante el Consejo de Monumentos Nacionales, organismo técnico del Estado que depende del Ministerio de Educación que se encarga de definir la declaratoria de un bien patrimonial como Monumento Nacional, identificándolo y registrándolo.

La declaratoria en la que trabajó la Unidad de Patrimonio buscaba que específicamente los cuarteles 1 al 5 del cementerio (división administrativa de la época) de una superficie equivalente a 16.259,30 m2 fueran definidos como Monumento Histórico, ya que este sector conforma un valioso patrimonio histórico y arquitectónico representativo de la historia, costumbres y tradiciones, integrantes de la identidad viñamarina.

Para el nombramiento del cementerio como Monumento Nacional, la Unidad de Patrimonio viñamarina, entregó un completo expediente que además contenía cartas de apoyo ante el Consejo de Monumentos Nacionales del Club del Adulto Mayor “Amigos de Estrella Naciente”, de la Corporación Municipal de Viña del Mar, del Colegio Rubén Castro de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, del Colegio Presidente Pedro Aguirre Cerda, de la Junta de Vecinos Británica de Santa Inés y del Sindicato de Trabajadores del Cementerio Santa Inés.

La Universidad de Viña del Mar, gracias a un Convenio de trabajo conjunto con la Municipalidad de Viña del Mar por temas de patrimonio cultural y natural, trabajó a través de profesores y alumnos de la Escuela de Arquitectura en el levantamiento arquitectónico del “casco fundacional” del Cementerio Santa Inés (cuarteles 1 al 5), a fin de colaborar en la construcción de la carpeta que se presentaró ante el Consejo de Monumentos Nacionales para su declaratoria como Monumento Nacional en la categoría de Monumento Histórico.

Cabe destacar que la Municipalidad de Viña del Mar, a partir del año 2005, desarrolla una importante labor de resguardo de su patrimonio a través de su Unidad de Patrimonio, que ha trabajado, entre otras acciones, en las declaraciones de Monumento Nacional, en la categoría de Monumento Histórico, del Palacio Presidencial de Cerro Castillo (2005), del Castillo Brunet (2005), del Palacio y Parque Vergara (2008) y del Teatro Municipal (2009).