Patrimonio | Sitio Patrimonial de Viña del Mar

Hotel y Restaurant Cap Ducal

Este restaurant y hotel forma parte de la amplia oferta turística de la ciudad de Viña del Mar; destaca por su singular arquitectura, inspirado en un majestuoso trasatlánico, y por su ubicación, emplazado en la desembocadura del Estero Marga Marga.

  • Hotel y Restaurant Cap Ducal
  • Hotel y Restaurant Cap Ducal
  • Hotel y Restaurant Cap Ducal

Erigido donde inicialmente funcionó en 1913 un restaurante de madera perteneciente a Alberto Mackenna, propiedad que más tarde pasó a ser de Domingo Tocornal Matte, quien solicitó a la firma constructora Franke E Izarnotegui Ltda. la edificación de un salón de té, llamado Palacio Ducal, para luego, en 1936, dar paso al actual bar-restaurante Cap Ducal.

La obra proyectada por el arquitecto Roberto Dávila Carson, Premio Nacional de Arquitectura, evidencia los principios del modernismo, incluye el hormigón armado nunca antes visto en el país, estética y material con el que este profesional se había familiarizado durante su estadía en Europa.

Su estructura descansa sobre roca natural que va desde los faldeos del Cerro Castillo hasta el mar, incorporando parte de las fundaciones del edificio preexistente.

Destaca por la geometría de la construcción, que se caracteriza por la apariencia de proa de la esquina que mira hacia la acera, las pequeñas ventanas y el juego de terrazas en tres niveles que miran hacia el océano.

Con el tiempo la obra ha experimentado numerosas intervenciones, perdiendo la imagen original del inmueble, tanto por la incorporación o sustracción de elementos. En 1948 se modifica el bar en el primer nivel, corriendo el muro hasta el perímetro, además de techar la terraza del segundo piso, obras que estuvieron bajo la dirección del arquitecto Arnaldo Barison. Más tarde en 1978, el arquitecto Guillermo Parra Silva realiza 13 habitaciones y 12 perforaciones tipo “ojo de buey” en la fachada hacia Avenida Marina.

Posteriormente, en 1981 la propiedad pasa a manos de Tomás de Rementería, quien contrata al arquitecto Mario Dalmazzo para ejecutar faenas de refuerzo a nivel de fundación en el edificio, por su parte, el arquitecto Octavio Pérez López en 1985 amplió el subterráneo y transformó el acceso y diez años más tarde se incorporó un cuarto piso y proyectó una habitación en la quinta planta.

Dirección: Avenida Marina 51.